martes, julio 23

Red Bull suspende a la empleada que acusó de acoso a Christian Horner | Fórmula 1 | Deportes

Como era de esperar, el episodio que hizo que Christian Horner, el director de Red Bull, recibiera más atención que Max Verstappen, el actual campeón del mundo de Fórmula 1, en la primera cita del Mundial, ofrecerá más capítulos. El último, solo una semana después de que Horner fuera oficialmente absuelto tras la investigación que su propio equipo puso en marcha, a raíz de una acusación de acoso recibida por parte de una empleada. Este mismo jueves, con todo el paddock instalado en el circuito de Yedda, donde este sábado se celebra la segunda cita del calendario, Autosport.com desveló que la compañía energética ha suspendido de su empleo a la trabajadora que acusó al ejecutivo británico. “No estamos en condiciones de ofrecer ningún comentario porque se trata de un asunto interno”, respondió un portavoz de Red Bull, cuando Autosport solicitó una reacción de la estructura.

Este es el último giro de un guión con el que Netflix se frota las manos, y que deja la actividad en pista en un segundo plano, por más que Red Bull sea protagonista en ambos ámbitos. La formación campeona atraviesa un momento muy dulce a nivel deportivo, pero está bajo la lupa por la gestión del personal que trabaja en ella. Son habituales las salidas de tono de Helmut Marko, una de las principales autoridades dentro de la división de Fórmula 1 de la compañía austríaca, y ahora es Horner, o sus formas, las que están en cuestión.

Un día después de que Red Bull concluyera que la investigación acerca de ese supuesto acoso no tenía fundamento, varias cuentas de correo electrónico anónimas mandaron un dossier, con más de siete decenas de documentos, con capturas de pantalla de supuestas conversaciones de WhatsApp entre Horner y otra persona, así como varias fotos del expiloto. El directivo reiteró entonces su inocencia: “No haré ningún comentario alrededor de especulaciones anónimas. Pero reitero que siempre he negado las acusaciones”.

Por si todo eso fuera poco, Jos Verstappen, padre de Max, declaró tras el estreno del campeonato, en Baréin, que Red Bull corría peligro de partirse en dos si Horner no se apartaba. “El equipo explotará. [Horner] está interpretando el papel de víctima, cuando es él el que crea los problemas”, dijo Verstappen, al Daily Mail. Este miércoles, en la previa de la carrera en Arabia Saudí, se le preguntó al actual campeón por los comentarios de su padre. “Tengo una relación muy estrecha con él. No le he preguntado directamente, pero mi padre es una persona muy abierta y sincera, y mentiroso, seguro que no es”, puntualizó Mad Max.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.