Meliá Hotels International ha registrado un beneficio neto consolidado de 46,2 millones de euros durante el primer semestre de este año, frente a los 3,7 millones en 2022, al tiempo que los ingresos, excluyendo plusvalías, se incrementaron un 22,7%, hasta los 909,7 millones de euros, según ha informado la compañía este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El grupo asegura que si bien estos resultados no resultan plenamente comparables con los del mismo periodo de 2022 (debido a la incidencia de la variante omicron durante el primer trimestre del pasado año), “muestran la fortaleza de una demanda sostenida y preludian un tercer trimestre mejor que el del año anterior, con previsión de ocupación y tarifas ligeramente superiores al verano anterior”.

La compañía cerró el semestre con un resultado bruto de explotación (ebitda) de 218,5 millones de euros (+33,8%) asegurando que se lograrán alcanzar los 475 millones (excluyendo plusvalías) que fueron comprometidos por el presidente del grupo, Gabriel Escarrer, durante la reciente junta de accionistas. Los ingresos consolidados se incrementaron un 9,3% en el segundo trimestre (513,7 millones) quedando por encima del mismo periodo de 2019.

La empresa ha afirmado que el segundo trimestre confirma la “vuelta a la normalidad del sector turístico” y que la demanda es sólida, con reservas en libros (en términos monetarios) hasta final de año que mejoran en más del 20% las cifras globales de 2022. En los hoteles vacacionales de España la subida es superior en dos dígitos a los positivos datos del verano 2022. La cadena hotelera también aprecia una recuperación progresiva del sudeste asiático, que se intensificará en el tercero y cuarto trimestre, además del buen comportamiento del segmento de eventos y congresos que se acentuará a partir de septiembre.

Melía cumple ya un total de cuatro trimestres consecutivos excediendo el RevPAR (ingresos por habitación disponible) prepandemia. Todas las regiones, salvo Cuba, superaron hasta junio el nivel de 2022. En el segundo trimestre, el indicador se incrementó en un 15,4% con respecto a 2022, y un 25,5% comparado con 2019. Junto a la mejora de las tarifas, los datos de ocupación siguieron mejorando respecto a 2022, un avance del 15,63% hasta junio, si bien todavía no habrían alcanzado los niveles anteriores a la covid. La ocupación media, por otra parte, se situó en un 65,9% en el primer semestre, un -7,7% por debajo de la registrada antes de la pandemia.

De cara al tercer trimestre, la hotelera mallorquina anticipa una temporada “positiva” a pesar de la inflación y el endurecimiento de la financiación. En estos momentos las reservas diarias en los libros superan a nivel global (en términos monetarios) en más de un 30% las registradas en los hoteles vacacionales en 2019, e incluso las de 2022. Las estimaciones para a los hoteles vacacionales españoles para este periodo apuntan a un mantenimiento de la fortaleza en tarifas, tanto en comparación con el verano de 2019 como respecto a 2022. En cuanto a la evolución de la ocupación, a pesar de la notable evolución, no alcanzaría todavía los niveles prepandemia.

El segundo trimestre ha sido muy positivo para los hoteles urbanos en España, igualando los datos de ocupación precovid, y con tarifas superiores a 2022. En los hoteles vacacionales, la fortaleza de tarifas y la positiva ocupación permiten un incremento del 15% de ingresos respecto al mismo periodo de 2022. Con respecto al tercer trimestre, las previsiones para los hoteles urbanos apuntan a una mejora, “confirmándose la fortaleza que ha recuperado el segmento de touroperación”.

En cuanto a los hoteles vacacionales, las perspectivas son prometedoras “con un crecimiento de los principales mercados emisores, particularmente el británico y el estadounidense, sobre todo para Baleares”. Canarias mejorará también en ocupación y precios, según la hotelera. “Vamos en la senda correcta, acercándonos a la plena superación de los impactos de la covid″, ha asegurado aseguró Escarrer.

Recuperación internacional

Meliá confirma la recuperación general de los mercados internacionales en el primer semestre. Destacan especialmente los asiáticos. En el Caribe la demanda comienza a estabilizarse después de un periodo poscovid que fue muy positivo en reservas desde el mercado americano, que continúa creciendo en los hoteles en Europa.

Hasta julio, el grupo firmó un total de 16 hoteles en modelo de gestión o franquicia, con el compromiso de firmar un mínimo de 30 nuevos hoteles con 7.000 habitaciones. Destacan la firma del Gran Meliá Tirana y el Gran Meliá Palasa, que suponen la entrada de Gran Meliá en Albania, así como la firma de cuatro nuevos hoteles en Cuba. El grupo también destaca ZEL Sayulita que será el primer hotel en México de la marca Zel. Asimismo, continúa con su crecimiento en Asia Pacífico, con la firma del ME Guangzhou en China, o el Meliá Halong Bay en Vietnam.

En cuanto a las aperturas en el periodo, la compañía abrió un total de ocho establecimientos, destacando el Meliá Ngorongoro Lodge, en Tanzania, el Meliá Durres en Albania, el Gran Meliá Nha Trang en Vietnam o el Innside Bangkok Sukhumvit, en Tailandia. En España se inauguró recientemente el ZEL Mallorca. De aquí a final de año espera otras aperturas tan significativas como el Gran Meliá Cordusio (Milán), el ME Sayulita, el Innside Tenerife Santa Cruz, o la del Palau de Congressos de Cataluña, en Barcelona.

Sigue toda la información de Economía y Negocios en Facebook y Twitter, o en nuestra newsletter semanal

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.

RECÍBELO EN TU CORREO